Mundo Pandereta

Mundo Pandereta

31 de octubre de 2015

La niña del agujero, no te atrevas a jugar con ella.

Japón es un país con infinidad de historias terroríficas y leyendas urbanas que han ido pasando de generación en generación, muchas de ellas se han ido adaptando a cada tiempo manteniendo una base única, otras han surgido en tiempos más modernos tal vez por la necesidad de generar historias que den de que hablar entre la sociedad nipona. En Mundo Pandereta ya escribí en su momento de Kuchisake Onna, una leyenda que hoy en día aterra a muchos japoneses. La leyenda que hoy me ocupa es una de esas leyendas que cuando la conozcas te hará mirar de otra manera los rincones de tú casa.

Cuenta la leyenda que en alguna de esas casas cuando cae la noche una niña pequeña sale de una de esas grietas o agujeros que tienen las casas antiguas y entabla conversión con alguna persona de la casa ya sea adulto o niño. La gente al ver a una niña pequeña e inocente se preocupan por ella e intentan atenderla, los niños y niñas creen haber encontrado a una nueva amiga de juegos. La niña lo único que pide es que la persona o niño con la que habla juegue con ella al escondite. Al aceptar jugar con ella la persona en cuestión desaparece sin dejar rastro.

Durante generaciones muchos japoneses cayeron en la trampa de hacer caso a esa niña y querer jugar con ella. Según la leyenda esa niña es un espíritu maligno que asume esa apariencia infantil e inocente que engaña a la gente para que jueguen con ella, una vez aceptan y vuelven a mirar por segunda vez a los ojos de la niña desvela su verdadera identidad y la arrastra al inframundo sin remedio a través del agujero por el que salió. Sin duda un final inesperado, por ello los japoneses desconfían desde generaciones si una niña les llama en plena noche y dejan claro a sus hijos que de encontrarse en esa situación jamás deben hablar ni jugar con ella. Quienes han querido buscarla no han vuelto junto a sus familias, solo aquellos que no la hicieron caso o no aceptaron jugar con ella se salvaron y salvaron sus almas de una eternidad sufriendo en el infierno. Por lo tanto, si un día viajas a Japón y te hospedas en alguna casa antigua con grietas, permanece atento porque esa noche La Niña del Agujero puede salir de algún recoveco de la casa para intentar llevarte con ella a lo más profundo del averno después de pedir que juegues con ella al escondite.


* Quiero dedicar esta entrada a mi mujer Natalia, que encontró esta leyenda y me recomendó publicarla. Igual que otras tantísimas veces cuando te he necesitado ahí has estado, ¡Gracias!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar adelante, pero siempre con respeto. ¡Gracias!