Mundo Pandereta

Mundo Pandereta

1 de agosto de 2016

Mis impresiones sobre JASON BOURNE.

Y por fin llegó el día, ese ansiado 29 de julio de 2016 en el que se tenía previsto en la agenda de muchos fans el regreso de Jason Bourne a las pantallas de nuestros cines. Regreso por partida doble ya que tras una cuarta entrega a modo de spin-off protagonizada por Jeremy Renner, que no terminó de conquistarnos a todos plenamente, también regresa Matt Damon 14 años después de ponerse por primera vez en la piel del ex-agente de la CIA Jason Bourne en EL CASO BOURNE y 9 años después de encarnarlo por última vez en EL ULTIMÁTUM DE BOURNE. Tras disfrutarla el fin de semana de su estreno estoy en condiciones de publicar Mis impresiones sobre JASON BOURNE. Si no la has visto aún has de saber que esta entrada contiene SPOILERS:


* ¡OJO SPOILER! 

En 2007 se estrenó EL ULTIMÁTUM DE BOURNE, la última entrega en la que aparecía Matt Damon. Desde entonces hubieron infinidad de rumores sobre posibles continuaciones. Uno de los motivos que podían crear cierto recelo fue que el novelista y creador de la historia murió con tres novelas publicadas, cerrando de esta forma una historia más que exitosa sobre el papel y posteriormente en las pantallas de medio mundo. Otros autores han continuado la obra de Robert Ludlum con Jason Bourne de protagonista, pero las dudas de continuar la historia en el cine más allá de esa tercera entrega eran grandes entre el director responsable de la segunda y tercera entregas Paul Greengrass y el gran protagonista de todas ellas Matt Damon. El afán de Hollywood por exprimir al máximo un producto de éxito llevó al estreno en 2012, por otra parte arriesgado, de una cuarta entrega que no era una continuación, si no más bien una historia paralela a la estrenada en 2007 protagonizada por otro agente de la CIA llamado Aaron Cross (Jeremy Renner). Afortunadamente tanto Damon como Greengrass se tomaron el tiempo necesario para pensar una historia lo suficientemente buena como para continuar la primera trilogía de la saga, pese a tener un listón tan alto como el que ellos mismo ayudaron a situar.




En JASON BOURNE nuestro protagonista continua alejado del mundo ganándose la vida como luchador en combates clandestinos. Nicky Parsons descubre que el padre de David Weeb (nombre real de Jason Bourne) esta implicado en la creación de Treadstone y se dispone a localizarle para compartir con él la información hackeada a la CIA. La CIA descubre el hackeado llevado a cabo por Nicky poniéndose en marcha para neutralizarla y evitar que sus secretos mejor guardados salgan a la luz, entre ellos un proyecto nuevo de vigilancia y espionaje masivos a través de internet y las redes sociales llamado Iron Hand. La responsable de Seguridad Cibernética de la CIA Heather Lee (Alicia Vikander) pone sobreaviso al actual director de la CIA Robert Dewey (Tommy Lee Jones), a partir de ese momento se inicia una operación especial para dar con Jason Bourne, que a su vez buscará respuestas hasta donde sea necesario.


Matt Damon (Jason Bourne) continua en su línea. Nadie mejor que él para protagonizar al héroe de esta saga. Sorprende su preparación física para volver a ser Jason Bourne, pero los años no pasan en balde y las escenas de acción, de las que se agradece que el mismo Matt Damon de 45 años quiera protagonizar, no desprenden la misma electrizante emoción que en anteriores entregas como cuando tenía 29 años. Aún así su trabajo es impecable y transmite como nadie la vida atormentada del ex-agente de la CIA más temido. Me sorprendió mucho leer una anécdota de rodaje que decía que en esta entrega Matt Damon solo tenía 25 líneas de guión en toda la película, que si lo piensas bien pueden ser suficientes para un personaje que acostumbra viajar y actuar solo, pero un poquito más de esfuerzo por parte de los guionistas no hubiera estado mal, pese a haber "parido" una historia que se explica sola con sus escenas de acción, persecuciones por carretera y sus secundarios.


La vuelta de Julia Stiles (Nicky Parsons) a la saga nos muestra como le fue tras EL ULTIMÁTUM DE BOURNE, no muy bien visto como la presentan. Su muerte recuerda a la del personaje de Franka Potente (Marie) en el MITO DE BOURNE, aunque sin desprender ese sentimentalismo lógico en la muerte de Marie que mantenía una relación sentimental con Bourne.


Alicia Vikander (Heather Lee) y Tommy Lee Jones (Robert Dewey) interpretan a los principales protagonistas de la CIA, obligados a trabajar juntos en el operativo para dar caza a Bourne y que tienen puntos de vista distintos. La primera encarna a una joven generación de agentes con ideas nuevas y el segundo es un perro viejo de la CIA con métodos más ortodoxos. Los dos cumplen perfectamente con su papel que les enfrenta en alguna ocasión generando situaciones tensas, convirtiéndolo todo en una lucha de egos y de poder. Se notan las tablas de un Tommy Lee Jones capaz de hacer buenas algunas películas que protagoniza solo con sus interpretaciones.


Riz Ahmed (Aaron Kalloor) interpreta al Mark Zuckerberg o Steve Jobs del mundo Bourne. Es el joven propietario de la mayor red social del mundo y gurú de la tecnología, utilizado y chantajeado por la CIA para llevar a cabo su nuevo proyecto secreto. Kalloor pretende aparecer como la víctima de un sistema que le ha obligado ha dejar la privacidad de sus clientes expuesta para beneficio de la CIA, aunque beneficiándose a su vez de esa polémica colaboración.


Otro que se une al universo Bourne es Vincent Cassel (Asset), interpretando al peligroso agente activo de la CIA que tiene como principal misión acabar con Bourne cuando este vuelve a la "actualidad" de la agencia. Asset es un agente que toma su misión como algo personal ya que por culpa de Bourne los proyectos secretos de la CIA quedan al descubierto, provocando que Asset sea descubierto en una misión en la que participaba de incógnito siendo apresado por el enemigo que lo torturó durante dos años hasta que la CIA consiguió rescatarlo. Asset no repara en vidas para cumplir con su objetivo. La espectacular persecución en un vehículo blindado de los SWAT por las Vegas mientras huye de Bourne, demuestra lo que es capaz de hacer, así como la lucha final con el mismo Bourne que es la más espectacular de las dos horas de película.


Esta quinta entrega de la saga me ha parecido trepidante por momentos, pero un punto menos intensa que las anteriores. Menos golpes espectaculares a los que Bourne nos tenía acostumbrados(los que hay no tan sorprendentes) y más persecuciones en coche o moto, la más espectacular la de Las Vegas, pero que pervierte ese estilo propio de las tres primeras entregas por su excesiva espectacularidad. En mi opinión nada como esas persecuciones en su punto justo por calles europeas o rusas que también hicieron grande a esta saga. He visto a un Matt Damon (Jason Bourne) maduro que creo puede seguir protagonizando alguna que otra entrega más y un Paul Greengrass en la dirección que ha situado la trama en un lugar que me ha encantado, ya que la sitúa en la actualidad con crisis financiera, guerra cibernética, luchas de poder, etc muy de hoy en día. En general muy buena entrega pero que al final le falta algo que tenían las tres primeras. Hay quién se pregunta y se preguntaba antes del estreno ¿es necesario continuar con una historia ya "acabada"?. Yo me sitúo entre los que piensan que no era necesario proseguir más allá de una tercera entrega que me dejó muy satisfecho, pero también entre los que piensan que si merecía una continuación ya la tercera entrega me dejó con muchas ganas de más Bourne. De todas formas esta es una entrega que no puedes dejar de ver si eres fan de Jason Bourne, con la que seguro disfrutarás, ¿no se si tanto como con las tres primeras? pero seguro que lo harás viendo de nuevo a Matt Damon en acción. ¡No te la pierdas!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar adelante, pero siempre con respeto. ¡Gracias!