27 de octubre de 2014

Aokigahara, el bosque de los suicidas.

En Japón, muy cerca de la ciudad de Tokyo se encuentra el bosque de Aokigahara de unos 35km2 y situado a su vez en la falda del Monte Fuji. Dicho bosque se formó por torrentes de lava ocurridos durante el 800 y 1083, torrentes que llegaron a dividir en tres el gran lago que existía entonces. Hasta aquí todo normal, pero la historia negra de Aokigahara alcanza los 1000 años, siendo desde los años 50 conocido como el Bosque de los suicidios.


Ya hace un milenio se escribian poemas que situaban a este bosque como un bosque endemoniado, que hacían temer a los lugareños adentrarse más allá. Durante el siglo XIX muchas familias afectadas por el hambre o por las epidémias abandonaban en las profundidades de Aokigahara a sus hijos menores o sus ancianos que no podían mantener. Todo aquello probocó la creencia entre muchos que en el bosque vagaban las almas errantes de los abandonados a su triste suerte. Hoy en día este bosque continúa generando temor debido a que es un enclave predilecto para muchos japoneses que deciden poner fín a sus vidas, en la soledad de Aokigahara. El bosque de Aokigahara es el segundo lugar con más casos de suicidio de mundo, habiendo llegado al record en 2002 con 78 suicidios.

Nada más llegar a la entrada de Aokigahara, un cartel intenta hacer recapacitar de sus actos a todo suicida que llega hasta allí. Las autoridades tienen limitados varios accesos a caminos o sectores del bosque, para evitar que el turismo se encuentre con suicidas dispuestos a morir o los restos humanos de esos suicidas. Si te adentras por algún camino o sendero limitado o decides tomar atajos para adentrate en las profundidades del bosque, los que se han atrevido cuentan que es frecuente encontrarse con restos de comida, bebida, medicamentos o ropa tiradas (basura) a tu paso y muy posiblemente algún cadaver de alguien que decidió suicidarse colgandose de algún arbol o tirado en medio del bosque.




Es tal el número de suicidas que se pueden encontrar cuerpos muy recientes, menos recientes, descompuestos, momificados o huesos, algo que sin duda puede generar un nivel brutal de terror para todo aquel valiente que decida adentrarse a conocer de primera mano la verdad de Aokigahara. (A continuación imagenes que "pueden herir sensibilidades", lógicamente extraidas de internet durante la busqueda de esta historia real y terrorífica).



Todos los años muchos voluntarios se adentran en Aokigahara para poder encontrar a esas personas que vagaban por el bosque con la intención de quitarse la vida e intentar convercerlos de lo contrario. Practicamente a diario furgonetas de operarios públicos entran y salen del bosque con restos humanos retirados del bosque. Policía uniformada así como guardas forestales también patrullan por las zonas más comunes entre los turistas, para ahuyentarlos en caso de querer adentrarse para husmear o para evitar que los suicidas puedan llevar a cabo sus intenciones.

Muchos hablan de una especie de magnetismo o atracción extraña que atrae a las personas con ideas o pensamientos suicidas, se dice que el Monte Fuji podría tener una implicación mística, otros aportan explicaciones más terrenales como las de que es mucho más económico suicidarse en el bosque (en Japón las personas que se suicidan por ejemplo en las vías del tren, dejan una deuda económica a sus familiares por las consecuencias de ese suicidio, el bosque en cambio es gratis). Que tantísima gente decida apartarse de todo para morir en la más profunda soledad de un bosque con tanta historia, entraña tal vez un problema grave en la sociedad. Gente que no encuentra su sitio en el mundo, rechazada, traumatizada, infeliz... historias reales que no ven más salida que el suicidio. Como reza el cartel de la entrada al bosque "Tu vida es valiosa y te ha sido otorgada por tus padres. Por favor, piensa en ellos, en tus hermanos e hijos. Por favor busca ayuda y no atravieses este lugar solo"

Sin duda este lugar es de los más extraños, sorprendentes y terroríficos que podamos encontrar. Un lugar visitable... ¿os atrevéis a adentraros en el Bosque de los Suicidas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar adelante, pero siempre con respeto. ¡Gracias!