7 de enero de 2017

Mis impresiones sobre CAZAFANTASMAS (2016).

Desde el estreno de su primer trailer tuve las ganas de descubrir que nos tenían preparado a los fans de Cazafantasmas y, por fin, puedo decir que he visto CAZAFANTASMAS. Hoy traigo Mis impresiones acerca de esta nueva entrega con unas nuevas protagonistas destinadas a aguantar el peso de esta mítica franquicia.


¡OJO SPOILERS!

Han sido muchos años de rumores sobre el estreno o no de una tercera entrega de la saga. Por el camino quedaron alianzas entre parte del reparto original para escribir una historia en la que encajaran todos, discrepancias entre participar o no de Bill Murray, la muerte de Harold Ramis o la necesidad de crear una continuación a la última entrega o, por contra, estrenar algo muy de moda en los últimos tiempos como un reboot. Muchas dudas, preguntas y rumores desde practicamente los primeros años del 2000 que finalmente terminaron en 2016 con el estreno de CAZAFANTASMAS. Un reinicio de la saga con director nuevo, un elenco de actrices que tienen la dura responsabilidad de dar continuidad a los protagonistas masculinos y más carismáticos de las anteriores dos entregas y una historia, que pretende mantener un nivel alto en todos los aspectos, pero que tal vez se quede algo alejada.


En CAZAFANTASMAS nos encontramos en una Nueva York en la que las apariciones fantasmales empiezan a producirse con asiduidad. Erin Gilbert (Kristen Wiig) y Abby Yates (Melissa McCarthy) volverán a encontrarse tras años separadas donde presenciaran su primera aparición fantasmal juntas. Aquello dará pie a que decidan formar un grupo de investigación junto a Jilian Holtzmann (Kate McKinnon) y Patty Tolan (Leslie Jones) para poder perseguir y cazar un espectro al que poder investigar. Contarán con la torpe ayuda de su tonto y a la vez atractivo recepcionista Kevin (Chris Hemsworth). Pronto descubrirán que las apariciones que están habiendo en la ciudad están siendo provocadas por un loco que ha creado una máquina con la que devolver a nuestro mundo a lo peor del más allá y de paso el Apocalipsis.


Comparar los papeles de los protas de las dos primeras entregas con las de esta se me antoja complicado, ya que pese a tender a relacionar quien hace de quien en esta entrega, donde sin duda Erin Gilbert sería Peter Venkman, Abby Yates sería Raymond Stantz, Jilian Holtzmann sería Egon Spengler y Patty Tolan sería Winston Zeddemore, sus personajes son bastante distintos en actitud y formas a los originales. En mi opinión esta entrega echa mano demasiado del chiste fácil, todo parece algo precipitado y poco natural en el proceso de la trama. En las dos primeras entregas había un diálogo mucho más cuidado y en el grupo solo había un bromista, sin necesidad de que todos tuvieran constantemente un comentario gracioso en la boca o un sarcasmo destinado a buscar la risa del espectador. Esas situaciones graciosas tienen sus momentos, no hace falta que a casi cada dos escenas las tengamos. También creo que se humoriza demasiado a otros personajes o secundarios como el del recepcionista/ayudante Kevin, que vendría a ser la Annie Potts de las primeras entregas pero en plan tonto de remate que para no escuchar se tapa los ojos. Demasiada estupidez para un personaje que en su versión femenina de los 80 no necesitaba ser tonta de remate para provocar en ocasiones una carcajada. El hecho de que en esta entrega se haya buscado un enemigo mortal en lugar de una amenaza sobrenatural no me termina de convencer pese a que creo que funciona bien. La mano de Ivan Reitman en la dirección de las dos primeras entregas no tienen nada que ver con la de Paul Feig, con dos conceptos de humor distintos. Pero aunque de Mis impresiones se extraiga que no me ha convencido demasiado la cinta, posiblemente porque el listón estaba muy alto y un clásico siempre es un clásico, hay momentos muy divertidos en los que no puedes evitar reírte con ganas. Lástima que sean prácticamente todos los momentos que aparecen en los trailers previos a su estreno.


Uno de los mejores momentos, a parte de algunos buenos gags, que los tiene, es en los momentos que aparecen por separado los diferentes protas de las pelis de los 80 interpretando papeles muy secundarios preparados únicamente para que participen a modo de homenaje, como también guiños a la primera entrega.


CAFANTASMAS a ratos es divertida y en otras se te queda una cara como de no saber si realmente estas viendo una de esas películas de humor fácil. Pese a que algunos la consideren un remake es más un reboot con algunas similitudes a la original con una historia propia, que en teoría allanaría el camino para mínimo una segunda entrega como se desprende de la escena tras el final de los créditos aludiendo a Zuul. Si eres fan tienes que verla y extraer tus propias conclusiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar adelante, pero siempre con respeto. ¡Gracias!