27 de julio de 2017

REGRESO AL FUTURO. Tres décadas viajando en el tiempo.

El 21 de octubre de 2015 fue una fecha muy esperada y celebrada por los fans de una de las sagas más recordadas del director Robert Zemeckis, con Stephen Spilberg en la producción y protagonizada por los eternos Michael J. Fox y Christopher Lloyd. Los actos de celebración les llevaron por muchos lugares recordando momentos entrañables y anécdotas. Normalmente escribo un especial sobre una saga que me gusta cuando está próximo el estreno de una nueva entrega, pero en este caso rompo con esa costumbre y me dispongo a repasar una de las sagas que más recuerdo y disfruto: REGRESO AL FUTURO.



En 1985 se estrenaba Back To The Future (Regreso al futuro), una cinta de ciencia-ficción y humor que tenía como eje de la historia los viajes en el tiempo. La dirección corría a cargo de Robert Zemeckis, el guión del propio Zemeckis y Bob Gale y en la producción Stephen Spielberg. La historia nos cuenta como el protagonista de la misma, Marty McFly (Michael J. Fox), un joven estudiante de instituto viaja al pasado concretamente a 1955 desde 1985, gracias a una máquina para viajar en el tiempo que es un DeLorean DMC-12 creada por su loco y extravagante amigo el científico Emmeth Brown "Doc" (Christopher Lloyd). En el pasado tendrá que trabajar duro para que sus padres se conozcan y se enamoren, de lo contrario Marty dejaría de existir. Regreso al Futuro se convirtió rápidamente en un fenómeno en taquilla convirtiéndose en la más vista de aquel año en Estados Unidos. Más de 380 millones de dólares recaudados de los 19 millones invertidos en la producción, demuestran el éxito de esta primera entrega. Tras diversos premios y nominaciones a los Oscars, la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos la eligió para ser preservada junto a otros títulos que han hecho historia. Algunas curiosidades sobre Regreso al Futuro son por ejemplo que la idea de escribir el guión surgió de una anécdota que le contó Bob Gale a Robert Zemeckis. Gale se había reunido con sus padres unos días antes. Tras ver un anuario donde aparecía su padre y en el que indicaba que había sido delegado estudiantil, Gale se planteó si él y su propio padre hubieran sido amigos de haber coincidido en el instituto y en el mismo tiempo, ya que no recordaba haber tenido apenas relación con el delegado de su curso. Aquello fue el germen que desencadenó todo lo demás, aunque aún hubo que dar forma a otros aspectos. Por ejemplo en un principio se pensó en que la máquina para viajar en el tiempo fuera creada a partir de un frigorífico. Esa idea se descartó ante la posibilidad de que muchos niños se metieran en el frigorífico tras ver la película, así que tras varias opciones se decidió que la máquina del tiempo fuera un DeLorean DMC-12. Se estimaba que McFly y Doc necesitarían la fuerza de una explosión nuclear para consiguir la energía suficiente para viajar en el tiempo, pero también se descartó por ser demasiado caro reproducir algo similar. Michael J. Fox no fue la primera opción de los creadores durante el casting, aún así varios descartes y renuncias otorgaron el papel de McFly a Fox, que en un inicio no iba a ser un estudiante de instituto y si un vendedor ilegal de cintas de vídeo, algo que los productores desecharon rápidamente. ¿Menuda locura, no? Muchas son las escenas para el recuerdo y que son divertidísimas como el reencuentro con su madre de joven, mucho más lanzada con los chicos de lo que el mismo Marty hubiera esperado, el momentazo que se marca Marty McFly cuando agarra la guitarra y toca el tema del gran Chuck Berry: Johnny B. Good o la persecución en monopatín en pleno Hill Valley de 1955 que deja boquiabiertos a todos, incluida su adolescente madre.


1989 fue el año del estreno de la segunda parte de Regreso al Futuro al que solo le añadió un 2 al título. De nuevo el nucleo duro de rodaje Zemeckis, Gale, Spilberg, Fox o Lloyd volvían a disponerse a viajar en el tiempo. Esta vez la continuación empieza justo al terminar la primera entrega. Doc aborda a McFly y su novia y les convence para que viajen con él al futuro, concretamente al año 2015, con la intención de que salven a sus hijos. Una vez en el futuro la trama empieza a liarse con un McFly que conocerá a su frustrado yo del futuro y a sus curiosos hijos, hasta seguir viajando en el tiempo alcanzando una dimensión paralela. En esta ocasión se invirtieron 41 millones de dolares y se recaudó unos casi 332 millones de dolares. La carrera de Michael J. Fox estaba en alza y la popularidad de la misma película también al convertirse en la segunda más taquillera de aquel año en Estados Unidos. Aunque hubo un cambio sonado en esta segunda entrega, la actriz Claudia Wells que interpretaba a Jennifer Parker la novia de Marty McFly, cambio en esta segunda entrega siendo Elisabeth Shue quién tomara las riendas del papel de Jennifer. Debido al cáncer que pafecía la madre de Wells decidió renunciar a seguir participando en la saga. Pero este no fue el único cambio que sufrió Regreso al Futuro 2. El actor que interpretó en la primera entrega al padre de Marty, Crispin Glover, seguramente percibió el futuro éxito de la saga y se descolgó ante el director y los productores exigiendo estar a la altura de Michael J. Fox en sueldo. Poco duraron las negociaciones ya que para esta segunda entrega se contrató a Jeffrey Weissman para ese papel. Los creadores de la historia, Zemeckis y Gale, aseguraron que cuando idearon Regreso al Futuro no pensaron en que tuviera ninguna secuela, pero que gracias a la gran acogida que tuvo la primera se decidió escribir una segunda y tercera a la vez. Si... la tercera se rodó a la vez que la segunda. Más momentos a recordar en esta entrega son por ejemplo esa persecución en aéreo patín en el que McFly montaba uno de juguete de la marca Matel, el encuentro con su madre del futuro alternativo o la escena final en la que Marty recibe una carta reservada durante décadas para él y escrita por Doc, con la única indicación de que fuera entregada en ese mismo momento y que da pie a la tercera entrega de la saga.


Solo un año después los fans de la saga ya teníamos preparado el estreno de la tercera parte con el nombre de Regreso al Futuro 3. Practicamente la totalidad del equipo de rodaje repitió una vez más en esta tercera y última parte de la saga. De nuevo Marty McFly viaja en el tiempo cuando, en el momento de volver otra vez a 1985 tras el final de la segunda entrega, recibe una extraña carta de Doc fechada en 1885. En ella descubre que Doc morirá a los días de escribirla por lo que decide volver a montarse en el DeLorean y viajar a 1885 y evitar la muerte de su amigo. En 1885 Marty vivirá otra aventura loca incluso encontrará a su tatarabuelo y la familia este, los primeros McFly en pisar el nuevo mundo. Pese a que la cinta mantiene el buen nivel de sus otras dos entregas, esta se quedó algo rezagada en taquilla si la comparamos con los resultados de la primera y segunda. De 40 millones de dólares invertidos en su producción se generaron "solo" algo más de 244 millones de dólares. Considerada un gran cierre de la trilogía esta historia se rodó a la vez que la segunda. El hecho de que se centrara en el salvaje oeste fue porque tanto Zemeckis como Gale preguntaron a J. Fox ¿a que época le gustaría viajar en el tiempo? Siendo su respuesta el salvaje oeste. En esta también encontramos algunas escenas recordadas como por ejemplo cuando McFly llega a aquel Saloon vestido con ropas del oeste de colores llamativos pensándose que así pasaría desapercibido, cuando al aparecer con el DeLorean en pleno 1885 se encuentra de frente con los indios o la escena final en la que Marty y su novia se despiden de Doc y Clara que se disponen, junto a sus hijos, a volver a viajar a 1885 en su tren locomotora del tiempo.


El éxito de esta trilogía fue tal que se crearon videojuegos, libros e incluso series animadas que seguían las aventuras de Marty McFly y Emmeth Brown. No hace mucho estuvieron muy de actualidad al cumplirse 30 años del estreno de la primera entrega. Se reeditó la película y la saga en dvd y blu-ray así como se estrenó (un tiempo antes) un divertido juego a modo de "historia gráfica" de hoy en día. También se editó un cómic y se reestrenó en varias salas de varios países la primera entrega. Posiblemente el secreto de su éxito sea el mismo de otras sagas por las que el tiempo no parece pasar y que las permite que sean igualmente disfrutadas por más generaciones.


A día de hoy está practicamente descartada una cuarta entrega, algo que el mismo J. Fox a dejado bien claro asegurando que no se producirá al menos no con él de protagonista por mucho dinero que le paguen. Pero ya sabemos como es Hollywood y, a veces, por mucho que haya habido un final perfecto y sus personajes más carismáticos no sean los de antes (lógicamente el tiempo pasa para todos), nunca se puede dar completamente por cerrada la continuación de una de las sagas más queridas y elogiadas que existen.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres comentar adelante, pero siempre con respeto. ¡Gracias!